En el #30 de Polígono revisaremos los resultados del informe sobre violencia digital en niños y niñas de entre 12 a 18 años elaborado por ONU Mujeres en conjunto con ONG Amaranta y la Fundación Datos Protegidos, que da cuenta de las preocupantes cifras en materia de autoestima, acoso y maltrato en espacios digitales.

Además te contamos de cómo las grandes compañías tecnológicas están utilizando los datos de salud generados por elementos como los relojes inteligentes, asistentes de voz y otros dispositivos salud conectados a internet para generar campañas comerciales y así incrementar sus ventas.

Te recordamos que estamos recibiendo aporte a través de Ko-Fi.


La violencia digital hacia niños, niñas y adolescentes en Chile

La ONG Amaranta y la Fundación Datos Protegidos en conjunto con ONU Mujeres, desarrollaron un estudio titulado «Violencia digital: Experiencias virtuales de niñas y adolescentes en Chile» en donde se analiza el impacto que las redes sociales tienen sobre la autoestima de niñas, niños y adolescentes de entre 12 y 18 años.
Esta investigación recoge información de menores de edad de las ciudades de Antofagasta, Santiago y Concepción y, entre otras cosas, da cuenta de los usos que este grupo etario le da a internet, sus percepciones respecto al riesgo y el autocuidado en línea, qué tipos de ataques han recibido y cómo han sido sus experiencias digitales durante la pandemia del COVID-19.

El actual contexto ha derivado en una hiperconexión a raíz de las limitaciones de movilidad y contacto físico que el combate al COVID-19 ha impuesto, obligando a realizar actividades como la escuela a través de internet. Esto se suma a la ya extendida práctica social de utilizar las redes sociales como el principal medio de comunicación y expresión, sobre todo en los jóvenes y menores de edad. Por este motivo, este estudio toma especial relevancia.

Entre los resultados más importantes se encuentra que un 32% de niñas de entre 12 a 14 años declara haber recibido peticiones de tipo sexual o fotografías íntimas a través de redes sociales, lo cual contrasta con el 1% de niños del mismo rango de edad que admiten haberse visto envueltos en una situación similar. Además el estudio muestra que a mayor edad esta situación se vuelve más común, alcanzando casi un 50% en adolescentes mujeres de entre 15 y 18 años.

En cifras más generales el informe constata que la violencia en internet es una situación que afecta al 52% de niñas y al 44% de niños de entre 12 y 14 años. En el rango de 15 a 18 años esta cifra aumenta a un 73% en niñas y a un 64% en niños.

El estudio también entrega datos sobre cuáles son las plataformas más utilizadas por los jóvenes siendo WhatsApp la líder indiscutible con un 93% de penetración, seguida por Instagram con un 89%, el correo electrónico con 87% y YouTube con un 85%. En concordancia a esta información la investigación da cuenta que son justamente las dos aplicaciones favoritas en este segmento de la población en donde se desarrollan la mayor cantidad de casos de violencia digital, aunque en este caso es Instagram la que lidera con un 43% de las menciones, seguida muy por detrás por WhatsApp con un 11%.
Entre las situaciones más comunes de violencia se encuentran los insultos y amenazas, creación de memes como forma de burla, el envío de fotografías de genitales sin consentimiento, la solicitud de imágenes íntimas, la suplantación de la identidad y el acoso.
Cabe destacar que en todos los casos –exceptuando la categoría de insultos y amenazas– las mujeres son siempre el segmento de la población más afectado. Asimismo los datos dan cuenta que la violencia digital hacia niñas se asocia principalmente a temáticas sexuales y de apariencia personal.

Te invitamos a revisar los resultados de este estudio:

[DESCARGA] Resultados encuesta “Violencia digital: Experiencias virtuales de niñas y adolescentes en Chile” - Fundación Datos Protegidos
El día 24 de noviembre, ONU Mujeres Chile, en el marco del Programa para la Autoestima, realizó la presentación de los resultados de la encuesta «Violencia digital: Experiencias virtuales de niñas y adolescentes en Chile» , junto con las consultorías de ONG Amaranta y Fundación Datos Protegidos Esta…

Fuentes y enlaces relacionados

Violencia digital: Un 32% de niñas entre 12 a 14 años recibió peticiones sexuales o le pidieron fotografías íntimas
Resultados estudio «Violencia digital: Experiencias virtuales de niñas y adolescentes en Chile»
El consumo de Internet se dispara en Chile a junio y el uso de datos para jugar se más que triplica


Los datos de salud al servicio de las estrategias comerciales

El contexto actual de pandemia ha provocado que organizaciones, gobiernos y empresas privadas hayan puesto entre sus objetivos el desarrollo de herramientas innovadoras que permitan fortalecer el control de la pandemia, las cuales no sólo han sido evaluadas por su efectividad sino que también por su compromiso con la privacidad y dignidad de las personas.

En Polígono decidimos revisar tres casos en donde dispositivos y sistemas destinados al incremento del bienestar personal han sido utilizados por empresas privadas como parte de sus tácticas comerciales de crecimiento. En los casos descritos las críticas recaen principalmente sobre el ámbito ético, dejando entrever algún tipo de disonancia entre lo permitido por la legislación y la percepción por parte de los usuarios de qué es correcto permitir o no en materia de manejo de datos de salud.

Puedes revisar el artículo completo en:

Los datos de salud al servicio de las estrategias comerciales
Cómo las grandes compañías tecnologías utilizan los datos de salud para generar campañas publicitarias y comerciales.

Mapas en tiempo real con datos de temperatura corporal

Empaque del termómetro inteligente Kinsa.
Fotografía de Julien G. en Flickr bajo licencia CC BY 2.0.

Durante el año 2018 The Clorox Company –especializada en la producción y distribución de artículos de limpieza y desinfección– firmó un acuerdo con la compañía productora de termómetros inteligentes Kinsa, los cuales se caracterizan por la posibilidad de sincronizarse con un teléfono inteligente a través de su aplicación móvil oficial que permite registrar la temperatura del paciente y sus síntomas. El acuerdo entre las compañías contempló el acceso y uso de los datos registrados por los termómetros inteligentes, es decir, la información de salud de los usuarios de estos termómetros.

Los datos de salud entregados permitieron georreferenciar y construir mapas con información en vivo de las temperaturas corporales de los usuarios y visualizar con gran exactitud qué lugares del país se encuentran más o menos enfermos en distintos periodos de tiempo, utilizando como indicativo la temperatura corporal reportada. La información obtenida por Clorox permitió generar una campaña publicitaria con una exactitud sin precedentes para la compañía al dirigir los anuncios a aquellos sectores que reportaban mayores temperaturas y, por tanto, mayores niveles de contagio.

Si bien desde un punto de vista comercial e incluso logístico parece ser una decisión certera y eficiente, resulta preocupante que sea información de salud personal la que guíe estas estrategias, sobre todo cuando se estaría desconociendo que el acceso a este tipo de soluciones tecnológicas está limitado a un sector de la población que tiene los medios para adquirir y utilizar un termómetro con conexión a internet, provocando que sectores pobres con mayor grado de vulnerabilidad sean marginados del abastecimiento de artículos de limpieza o medicina necesaria para cuidar o mejorar su salud.

Amazon y la venta de medicamentos en base al análisis de voz

En el 2018 Amazon registró una patente que describe una potencial funcionalidad de Alexa mediante la cual podría analizar el habla y los ruidos “anómalos” como la tos o los sollozos con el fin de determinar el estado emocional y de salud del usuario. El objetivo de este análisis es generar recomendaciones de compras de, por ejemplo, un medicamento en caso de detectar tos.
Si bien a la fecha el delivery de medicamentos en base al análisis de voz no se encuentra activo, sí existen avances relevantes para alcanzar este objetivo como lo es el lanzamiento de la pulsera de bienestar Amazon Halo.
Este dispositivo integra Alexa y permite medir el ritmo cardiaco y el estado de ánimo de sus usuarios basándose en el análisis de voz al contar con dos micrófonos integrados, concretando parcialmente la patente registrada descrita anteriormente.

En esta misma línea Amazon lanzó durante el mes de noviembre del 2020 su nueva línea de negocios conocido como Amazon Pharmacy. Para los expertos el nacimiento de esta nueva área de negocios es un paso previsible en el desarrollo de la compañía, en tanto ha transformado su negocio de venta en línea de libros y artículos a uno basado en la creación de productos y servicios para el bienestar general.

La estrategia de Amazon de desarrollar productos y servicios dotados de reconocimiento de voz, sistemas “inteligentes” de compra y registros de datos de salud se condice con la búsqueda de convertirse en una ventanilla única para la compra de insumos básicos como la alimentación y los medicamentos. Por este motivo la empresa ha invertido grandes sumas de dinero en mejorar los tiempos de despacho, llegando hoy en día incluso a entregas dentro del mismo día a través de drones o robots repartidores. El objetivo es generar dependencia del sistema de compras evitando que sus usuarios consideren realizar compras en el mercado tradicional o en otras plataformas.

Consideraciones previas a la contratación de un seguro de vida (si es que posees un reloj inteligente)

A fines del año 2019 Google confirmó la compra de la compañía de relojes y pulseras inteligentes Fitbit. Para los expertos la compra de esta empresa se justifica por el valor de los datos de salud de los 28 millones de usuarios que poseía Fitbit y no tanto por el software o hardware de Fitbit.
Si bien resulta tentador profundizar en las implicancias de la compra de Fitbit y el traspaso de los datos de salud de sus usuarios a Google, en este caso resulta ser sólo un antecedente de una situación de mayor complejidad y que relaciona al buscador y la venta de seguros de vida.

En la actualidad Alphabet Inc –multinacional dueña de Google– es también propietaria de Verily, compañía dedicada a realizar estudios científicos en el ámbito de la salud. A través de esta empresa Google ha desarrollado una gran base de datos de salud, la cual es almacenada en sus servidores.
Para llevar a cabo este proyecto la compañía decidió utilizar como estrategia para obtener información la entrega de una pulsera inteligente a personas que dan su autorización para recabar y utilizar sus datos de salud a cambio de un pago. Este hecho podría convertirse en prescindible si Google decide comenzar a explotar los datos recabados por los relojes y pulseras de los millones de usuarios que poseía Fitbit y que ahora son parte de su ecosistema.
En concreto,** la adquisición de Fitbit podría marcar el paso de un modelo en que la compañía debe pagar a usuarios para recabar sus datos de salud, a otro en el que los usuarios pagan a Google mediante la adquisición de sus pulseras o relojes autorizando inconscientemente la utilización de sus datos** para los fines que la compañía considere pertinente el cual parece ser el de los seguros de vida.

Fuentes y enlaces relacionados

Este termómetro sabe si estás enfermo (y se lo dice a los anunciantes)
How Clorox uses data from smart thermometers to target digital ads
El asistente de Amazon detectará si estás enfermo o desanimado... para venderte medicinas
Amazon Launches Online Pharmacy
Amazon is going deeper into the prescription drug business. Here are the 7 ways the tech giant is taking on healthcare, and why two analysts think doctors visits are next.
Que Fitbit sea de Google puede ser un "alto riesgo" para nuestra privacidad, según la UE
Is Google Health Insurance in Your Future?
Google sister-company Verily is plotting a move into a fast-growing corner of the health insurance industry
Personal data of 16 million Brazilian COVID-19 patients exposed online


Recomendaciones

▶ La Fundación Mozilla lanzó una guía de compras de productos tecnológicos denominada *privacy not included , en donde revisa el compromiso con la privacidad de los gadgets más populares. A través de ella podrás conocer, por ejemplo, si el producto cuenta con algún micrófono, cámara o chip de que registre la ubicación, cuáles son los datos necesarios para hacer uso del producto, cómo se usan esos datos, si existe alguna filtración de datos conocida, acceso a las cláusulas de privacidad, etcétera.

*Privacy Not Included: A Buyer’s Guide for Connected Products
Smart home gadgets, fitness trackers, toys and more, rated for their privacy & security

▶ La Fundación Karisma revisa el reciente escándalo por el retiro de un famoso repositorio en Github llamado YouTube-dl y que permitía, entre otras cosas, la descarga de los videos de esta plataforma. Para la Recording Industry Association of América –la agremiación más importante de discográficas estadounidense– este repositorio violaba de las disposiciones de derecho de autor en los términos de la ley de derecho de autor.
Basado en una investigación de la EFF, la Fundación Karisma explica por qué retirar este repositorio no es correcto y de hecho, su permanencia es relevante dado los usos legítimos y muy necesarios que no están necesariamente vinculados con la descarga de música protegida por derecho de autor.

YouTube-dl: ¿por qué dicen piratería si es acceso? : Fundación Karisma
“Organización de la sociedad civil que trabaja en la promoción de los derechos humanos en el mundo digital”